En este momento estás viendo Por qué no Debes Pegarle a tu Perro

Por qué no Debes Pegarle a tu Perro

Adoptar un perrito siempre será algo maravilloso, ya sea que lo hayas traído de un refugio o lo hayas comprado. Sin embargo, se debe tener en consideración que, al igual que ocurre con la crianza de un niño, enseñarle a comportarse requerirá de paciencia y cariño … sin golpes ni denostaciones.

En la mayoría de casos los problemas se producen al tratar de enseñarle a hacer sus necesidades en una sabnilla o fuera de la casa. Los adoptantes piensan que la culpa es del perro, sin embargo, la única realidad es que la culpa es de su humano, quien no ha sabido enseñarle a hacerlo en el sitio adecuado. Entonces o le pegan, o le restriegan el hocico en sus necesidades (cosa que me parece muy humillante) o lo acaban abandonando porque no tienen el comportamiento adecuado.

Perros: Cómo enseñar a mi cachorro a hacer pipí

Nunca le pegues a tu perro

La violencia física jamás debe usarse en un perrito. NUNCA. Ni física ni verbal, porque lo único que aprende el perro es a tenerte miedo y, en consecuencia, a ser agresivo. Para educar a un perro se necesitan tres ingredientes básicos: paciencia, perseverancia y compromiso.

Paciencia porque cada perro aprende a un ritmo diferente, perseverancia porque es con el tiempo cuando el perro integra los aprendizajes y compromiso porque el perro será como tú lo eduques. Si te comprometes a educarlo, cuidarlo y alimentarlo, la violencia física y verbal no será necesaria.

Te aseguro que con violencia tu perro no aprenderá, al contrario, se bloqueará en sus aprendizajes, lo alejará de ti perdiendo confianza y ganando en miedo y te perderás muchas vivencias positivas con tu perro.

Muchos adoptantes educan a sus perros como lo harían con un niño, es decir, utilizan psicología humana a la hora de educarlo, de ahí que los perros presenten problemas a la hora de aprender: o no lo hacen, o lo hacen mal. Educar a un perro respetando su psicología evitará que tengas que recurrir a la violencia o que pierdas los nervios.

Tu perro lo que más le alegra es poder contentarte pero si no sabe cómo hacerlo porque nadie le ha enseñado, ¿es justo que tenga que recibir golpes?

Hoy en día no hay excusa: hay multitud de manuales de educación canina como “Cómo educar a un cachorro” o blogs a los que recurrir con multitud de información que te guían paso a paso en la educación de tu perro.

Solo educando a tu perro de forma equilibrada podrás conseguir un perro sano y feliz y conviviendo contigo de forma armoniosa.

Fuente: Sandra Ferrer. Creadora del Programa de Educación Canino “Cómo Educar a un Cachorro”

Deja una respuesta